Volver
 LA LUNA, como principio del que surge la vida, espejo de la madurez y crecimiento de los seres, tejedora de los destinos humanos y mágica señora  del orden y el caos, es la fuente de inspiración de la nueva coreografía de Julia Grecos. La acción  se desarrolla siguiendo las fases del ciclo lunar y las conjuga, libremente, con la fuerza de los elementos.  

La leyenda, intemporal y mítica, se cuenta así:
> En el principio era la oscuridad y el agua. La sacerdotisa de la luna convocó a los   
   cuerpos sin alma
y les dió el espíritu y la mirada.

> Todos celebraron el nacimiento del niño-luna.

> La luna dejó en la tierra a
 las mujeres y los hombres para que prosiguieran su
   ciclo vital. 

> Al ver la felicidad de los hombres, la maga luna llamó
a las tinieblas y sintió la 
   necesidad de
embrujarles y conducirlos a la destrucción.

> La luna se hizo invisible durante tres noches. La muerte asoló la tierra. El círculo se
   cerró.
  
     En el principio era la oscuridad y el agua... 
  
El misterio de la muerte fue vencido por el renacer de LA LUNA.
 
                                                                                         Antonio Díaz Zamora